Historia del Club

PRIMERA ETAPA: 1910-1924

La idea de su fundación nació a partir de un grupo de sorianenses, que por razones de estudio o de trabajo se habían establecido en la Capital y que ante el deseo de mantener vivas las relaciones con sus hermanos del Departamento y el terruño, resolvieron agruparse en una Asociación , a la que denominaron Asociación Soriano. Ese fue el nombre inicial de lo que hoy conocemos como Club Soriano.

Muchos jóvenes de la capital chaná y otros puntos del Departamento – mercedarios en su gran mayoría – que habían llegado a Montevideo ya fuera para continuar sus estudios o para abrirse camino en esferas de trabajo, se confundieron en un propósito común de estructurar una organización estable que los aglutinara con fines sociales pero además, que esencialmente fuera una verdadera asociación de sorianenses, para prestarse apoyo mutuamente en diversos casos y circunstancias. Una Asociación en que todos los sorianenses encontraran no solo un punto de referencia sino ademas apoyo y confraternidad.

Montevideo transcurría por los comienzos del SXX, con el deseo de convertirse en una gran ciudad, dejando oír el sonido de los tranvías y los pitos de las fábricas. Los paseos por el Prado y por la playa de los Pocitos, las tardecitas en el parque Capurro y la llegada de los barcos al puerto capitalino, atraían a los Sorianenses, que siguiendo la típica costumbre arraigada en Mercedes, también paseaban en sonrientes y bulliciosos grupos descubriendo lo que la ciudad les ofrecía.

A medida que se prolongaba y extendía la permanencia en Montevideo, se agigantaba en estos jóvenes la añoranza por el terruño.

Crecía al mismo tiempo la amistad con los compañeros que en la misma medida compartían las preocupaciones del trabajo o los devenires del estudio. Cada vez se hizo más fuerte ese sentimiento entre ellos y a medida que se descubrían nuevos, ya sea por medio de encuentro casual o un paseo inesperado, de inmediato se les incluía en la lista de coterráneos y se los vinculaba a la Asociación Soriano.

El sentimiento nostálgico hacia Soriano, como la mutua ayuda, ya fuera para completar entre todos el pago mensual de la pensión de algún compañero o para apaciguar algún inquieto estómago, que por falta de trabajo aquejara a algúno. En este sentido es muy claro el sentir de la Asociación Soriano en el articulo publicado en El Diario el 5 de julio de 1910 en el párrafo reza textualmente la siguiente inscripción: LOS COMETIDOS DE LA ASOCIACIÓN SORIANO SON BIEN DIGNOS DE SER TENIDOS EN CUENTA Y DE QUE SE APLAUDA LA INICIATIVA POR CUANTO SE PREOCUPAN DE ESTRECHAR LOS VÍNCULOS DE COMPAÑERISMO QUE DEBE EXISTIR ENTRE LOS CHANAS Y SI NOS FUERA POSIBLE PODER AUXILIAR A AQUELLOS ESTUDIANTES POBRES PARA QUE PUEDAN TERMINAR SUS ESTUDIOS Y AL MISMO TIEMPO VELAR POR LOS INTERESES DEL DEPARTAMENTO.

Este fue el verdadero espíritu que llevo a la formación de la Asociación Soriano, que no solo se reveló en lo anteriormente señalado sino también en las excursiones que realizaban a Mercedes, aprovechando algún feriado patrio, pues era la excusa ideal para volver a la Coqueta del Hum, o bien dándose cita todas las tardes en su sede o en algún café céntrico para contar sus experiencias del diario vivir.

Creemos digno destacar a los que integraron la primera Comisión Directiva, todos ellos en plena formación de sus prestigiosas carreras universitarias.

Comisión Directiva Fundadora (1910-1911)

Presidente: José May
Vicepresidente: Juan Carlos Gómez Haedo
Secretario : José Moisés Cardozo
Secretario de Actas: Carlos M. Pittamiglio Buquet
Tesorero: Carlos Silveira Sunhary
Pro-tesorero: Carlos Bellini Carzoglio
Vocales:
  • Angel Badaró
  • Mario Seuánez Olivera
  • Juan B. Cima
Suplentes respectivos:
  • Roberto Rivas Costa
  • Carlos Burghi
  • Santiago Sartori
  • Rogelio C. Sosa
  • Francisco Prestes
  • Gilberto Borrás
  • Rómuldo Vives
  • Alfredo Prunell
  • Ronaldo Fregeiro

Primera Comisión Fiscal

Titulares: Rafael Pazos, M. Rodríguez Blanco y Rodolfo Schekleton.

Suplentes: Lorenzo Tamón, Juan C. Pazos y G. Varsi.

Todos los nombres que aparecen detallados anteriormente representan la integración de la Comisión Directiva junto a la Comisión Fiscal ambas con sus respectivos titulares y suplentes.

Es de destacar la excelencia de personalidades que transitaron por la Institución desde sus comienzos, en su gran mayoría grandes personalidades que posteriormente van a tener una destacada actuación no solo a nivel departamental también a nivel nacional y en algunos casos internacional. Quisimos poner sus nombres sin sus respectivos títulos universitarios para recrear a esos valientes jóvenes universitarios que pusieron toda sus energías, talentos, su amor al terruño, quizás todo el escaso tiempo que tenían para su recreación, para engrandecer la Institución que en su tipo es la más antigua del País.

SEGUNDA ETAPA: 1924-1933

En el año 1924, como continuación de las actividades del primer grupo fundador, se comienzan a desarrollar acciones mas complejas. Muchos de los que habían acompañado al Dr. José May (a esta altura ya recibido y en plena formación de su prestigiosa carrera) continuaron adelante con el espíritu de aglutinarse en una misma Institución. El grupo de amigos y compañeros comienza a dar paso a la Institución y un ánimo mas organizativo los inspira.

Así surge la denominación CLUB SORIANO, que subsistirá y se mantendrá hasta hoy, dicho cambio de dominación de Asociación a Club se da fundamentalmente porque a la actividad social y cultural que se habia venido desarrollando, se había agregado la actividad deportiva. Durante esta etapa el va ha adquirir singular importancia su participación en el fútbol y serán muchos los partidos que se jugarán tanto aqui como en el interior, particularmente en Soriano.

Eran continuadores de los primeros fundadores. Nuevos nombres se incluían a la lista de los que habían actuado en la primera Asociación Soriano ahora Club Soriano. Marcan objetivos, se reúnen asiduamente y establecen sede fija en el viejo local que ocupaba el Club Banco República ubicado en 18 de julio esq. Río Branco.

Cabe detacar que actuaron en la presidencia en esta etapa los Sres. Eduardo Victor Haedo, Dr. Zoilo Chelle, Prof. Luis A. Zanzi, Dr. Abel Chifflet, Far. Juan Antognazza, entre otros.

Esta fue una etapa muy pintoresca que estuvo caracterizada por el entusiasmo y el constante esfuerzo para realizar muchas actividades que pasaron por , diversas excursiones algunas al terruño y otras para conocer los distintos atractivos del País. Se organizó la primera Exposición Fotográfica de Mercedes en Montevideo, en base a la obra de los hermanos Roque y Nicolas Telesca.

Esta primera exposición se llevó a cabo en el mes de agosto de 1927, la segunda en el año 1935 en los salones del Club Banco Hipotecario (documentada en “EL DIARIO” del 3 de diciembre de 1935), la tercera en el año 1954 (constan documentos fotográficos) y cuarta en el año 1958 en la sede que el Club ocupó en Jackson 1127.

Otras de las iniciativas fue la de formar un grupo de Teatro. La idea frutificó y se puso en marcha. Asi aparece “La Trouppe Soriano´s Boys”, un grupo de teatro integrado por jóvenes sorianenses vinculados al Club Soriano.

Hay que mencionar que este acontecimiento es muy importante durante esta etapa, ya que La Trouppe Soriano´s Boys va a tener una gran relevancia en la actividad social y cultural.

En la semana de turismo del año 1930 “La Trouppe Soriano´s Boys” organizó un viaje a Mercedes para presentar una comedia titulada “La última aventura”. La obra se presentó con singularisimo éxito, las noches del 19 y 20 de abril en el viejo teatro Politema Colón, este espectáculo se realizó a beneficio de la Liga Uruguaya contra la Tuberculosis (Se poseen recortes de diarios de la época)

Podemos ver por lo tanto el espiritu humanitario que dominaba a aquellos jóvenes.

No solo encontraban de esa forma el motivo para visitar a su querida ciudad, sino que además, lo hacían con un fin benéfico y altruista al brindarse enteramente a la población y destinar los ingresos a esta importante obra.

Pero no alcanzaba con esto. Durante el viaje hacia Mercedes se detuvieron en la entonces localidad de Cardona ( en la estación La lata Vieja ) y ofrecieron alli una función extra a beneficio de la Sala de Auxilios de dicha localidad, que en ese momento estaba dirigida por el Dr. Rogelio C. Sosa. Esto ocurrió el 14 de abril de 1930 y se encuentra documentado en el Diario “El Radical”.

Entre los que integraban este grupo figuran: Ing. Mario Dufour, Pedro Beretche, Dr. Meliton Merino, Dr. Pascual Saiz, Ricardo Burghi, Julio C. Ruiz, Juan A. Moreira, Carlos H. Viñas, Francisco Navascués, Dr. Eduardo Mela, Dr. Ernesto Rossi, Eduardo Nicora, Dr. Abramo, Dr. L. Cumplido, C. Castro Requena, Jorge R. Maiztegui, Ricardo Mayol, Agr. Mario E. Bellini, Benito Abreo, Juan M. Alzaga, José P. Castro Rquena e Ing. V.J. Sereno.

El 18 de febrero de 1932 se inaugura la primera gran Sede social que tuvo el Club desde sus comienzos. La misma se ubicaba en Colonia 1217, era una gran casona que cumplía ampliamente con las necesidades especificas de un Club en ese momento con mucha pujanza y fuerza. La casona estaba compuesta de sala de sesiones, secretaría, amplio salón comedor, cocina, dos baños y cuatro salas más para distintas funciones.

En el año 1933, circunstancias políticas ocurridas en el País determinaron una polémica división entre los sorianenses y el Club Soriano cierra sus puertas.

Durante varios años, sin embargo, diversos grupos continuaron reuniéndose en diferentes lugares a pesar de las prohibiciones específicas en la matería.

TERCERA ETAPA: 1946-1949

En el año 1946, luego de un período de varios años de inactividad oficial, en el que solamente se realizaron reuniones extraordinarias y esporádicas (por las razones antes mencionadas) el Club Soriano reaparece con actividades muy particulares a las anteriores haciendo incapie en la actividad deportiva.

Desde mediados del año 1946, se realizaron varias reuniones en distintos puntos de la capital en la que varios sorianenses, empeñados en aglutinarse (una vez más) en una organización o Club estable, resolvieron promover el resurgimiento del Club Soriano.

Así llegamos al 19 de abril del año 1946, esta fecha, tradicional e importante para el departamento de Soriano, adquirirá especial relevancia para la historia de la Institución ya que a partir de ese día se iniciará la tercera etapa de su dilatada e importante evolución.

Durante esta etapa, la más corta de todas, se desarrollan actividades primordialmente deportivas, aunque también sociales y culturales. Pero sobresalieron las deportivas, especialmente las vinculadas al fútbol o al foot-ball, como se le denominaba en aquella época.

Se populariza la denominación “Club Soriano” y fueron muchos los sorianenses que alternaron en esta etapa.

Se destaca la obra organizadora y entusiasta del Escribano Mateo Galagorri, uno de los principales promotores del Club en esos años, que ejerció la presidencia desde 1946 a 1948.

Se estableció la Sede en el local que por esos años ocupaba el Club Cerro Largo, ubicado en la calle Canelones 1574.

Muchos sorianenses se fueron acercando y asociando a la Institución, conformándose un nutrido grupo que comenzó a planificar actividades comunes.

Se formó un equipo de fútbol que se afilió a la Liga Universitaria, llegando a competir con resonante éxito.

Se recuerda la destacada campaña efectuada por el Club Soriano en la Liga Universitaria en la Serie “B” de ascenso a dicha Liga en el año 1948. Ese año finalizaron invictos, logrando el título de campeones de dicha serie lo que significaba el ascenso directo a la primera de la Liga Universitaria, pero, la inhabilitación de un jugador del equipo determinó la descalificación del Club Soriano y la postergación de su ascenso a primera.

Debemos destacar que al ser esta una etapa un poco más reciente los propios protagonistas han sido quienes han brindado mucha información en especial se destaca la colaboración del Sr. Rubens Domingorena.

También llegó a formarse un equipo de basket-ball en el que alternaron jugadores como los hermanos Morena y Vargas, muy destacados por aquellos años, disputando varios encuentros en Montevideo e incluso en Mercedes.

El creciente dinamismo del Club Soriano determinó que las actividades debieran realizarse en forma organizada, en consecuencia se elaboró un reglamento que ordenaba el funcionamiento del Club en materia legal y deportiva.

Fueron sus principales redactores: Esc. Mateo Galagorri, Cosme Da Costa, Churruca Caligaris, Nestor Aguirre Falcioni y Dr. Luis A. Galagorri Paz.

A fines del año 1948 por razones ajenas a los miembros del Club Soriano, en el Club Cerro Largo se producen acontecimientos de tal naturaleza que los sorianenses resuelven retirarse y buscar una nueva sede.

A comienzos del año 1949 se establecen en la sede del Club Residentes de Treinta y Tres, que estaba ubicado en la calle Yaguarón 1323.

Durante este año se comienzan a redactar los estatutos sociales que van a ser aprobados por el Ministerio de Instrucción Pública en el año 1952.

Recordar que en lo que va de la historia del Club Soriano son los segundos estatutos que se redactaron, los primeros fueron aprobados por asamblea el 25 de junio de 1910 pero no poseemos datos de su presentación ante el entonces Ministerio de Instrucción Pública.

A pesar de estas vicisitudes, la dinámica y la decisión de seguir adelante prevalecieron.

CUARTA ETAPA: 1951-Actualidad

EL CLUB SORIANO MAS RECIENTE Y ACTUAL

En el año 1951 se inicia la cuarta etapa de la evolución del Club Soriano.
Las etapas anteriores determinaron que el decano de los Clubes de Residentes del Interior evolucionara con ciertos períodos de inactividad, pero siempre había estado latente el espíritu de los fundadores de continuar con la Institución y serán muchos de ellos los que (si bien nunca habían perdido contacto con el Club) otra vez a partir de 1951 se vincularían directamente y le darían impulso definitivo.
La cuarta etapa que es la que actualmente está transitando el Club, ha sido una etapa muy prolifera en diversos aspectos, además de ser la más duradera y en la que la Institución adquirió verdadera continuidad.
Algunos de los logros más significantes e importantes de la vida del Club Soriano por esta época:

Aprobación de los estatutos

Los Estatutos del Club Soriano fueron presentados y aprobados en una solemne Asamblea de Socios realizada el 29 de noviembre de 1951.
Presentados ante el entonces Ministerio de Instrucción Pública hoy Ministerio de Educación y Cultura. La aprobación de los estatutos y concesión de la Personería Jurídica data del 24 de setiembre de 1952. Luego se producirán dos reformas parciales en 1970 y 1981.

Adquisición de la sede propia de Maldonado Nº 1372

Breve reseña

Era uno de los proyectos más importantes y ambiciosos desde su iniciación en 1910, ya en aquel tiempo se pensaba en una sede propia. A pesar de los muchos intentos, no era fácil encarar una obra de tal envergadura.
Con el arrendamiento de la última sede que el Club va ha tener en la calle Jackson Nº 1127 se va ha conformar una Comisión Pro-Sede Propia, el 29 de agosto de 1962 se conforma dicha Comisión que estará integrada por: Sr. Cnel. Guillermo A. Ramírez, C/N. Italo Pastore, Prof. Juan Carlos García Puyol, Sr. Felix Milans, Sr. Francisco Cerisola, Sr. Juan Manuel Soumastre y Sr. Nemesio Madrid, todos ellos van ha tener la difícil tarea de comenzar a planificar como conseguir fondos para lograr dicho fin.
Comienzan a desarrollar un plan de actividades que pasaron por la organización de kermesse, campeonatos de rummy, rifas, bonos colaboración, paseos, etc.
La meta trazada logra alcanzarse logrando juntar un importante dinero que sumado a contribuciones de socios, aporte del Consejo Departamental de Soriano y la solicitud de un préstamo hipotecario ante el Banco de Seguros del Estado, se logra cubrir buena parte del dinero necesario para la adquisición.
La aspiración se convierte en realidad. Luego de andar por mucho tiempo averiguando sobre propiedades que cumplieran con los requisitos para una gran sede social. Se concreta la idea y el 30 de octubre de 1963 se firma el compromiso de compraventa de la propiedad ubicada en calle Maldonado Nº 1372 entre Ejido y Santiago de Chile, el precio del bien se convino en $ 200.000.00 que se pagará de la siguiente forma: $ 40.000.00 a la firma del compromiso celebrado el 30 de octubre de 1963; $ 110.000.00 a los seis meses de firmado dicho compromiso o sea el 30 de abril de 1964, este dinero será concedido por el préstamo del Banco de Seguros del Estado, y el saldo de $ 50.000.00 a los 20 meses de firmada la escritura definitiva. Los $ 40.000.00 entregados a la firma del compromiso de compraventa fueron conseguidos por las actividades de la Comisión Pro-Sede Propia con una contribución de $ 10.000.00 del Consejo Departamental de Soriano, el saldo fue juntado con la colaboración de todos los socios del Club Soriano, lográndose saldar dicha deuda y permitiendo comenzar las refacciones de la nueva sede propia adquirida con mucho sacrificio, debemos mencionar la excelente campaña realizada por la Comisión Directiva con total éxito para poder refaccionar la hermosa sede que hoy en día poseemos.
Su inauguración se efectuó el 25 de agosto de 1966.

Entrega de medallas a los mejores alumnos del Departamento

A iniciativa del Sr. Eduardo Nicora a partir del año 1958 se comienzan a entregar medallas a aquellos alumnos que se destacaron por su actividad liceal, muchos son los alumnos que año a año reciben tal distinción del Club Soriano. No podemos precisar nombres de todos los que recibieron dicha medalla por temor a omitir nombres, pero poseemos tarjetas invitaciones de dichas actividad por varios años y se guarda una de las medallas que se entregaban. La misma tiene impreso sobre una de las caras un libro abierto sobre el mismo hay una antorcha encendida y reza el texto: “amor trabajo y perseverancia”, sobre la otra cara dice: El Club Soriano al mejor alumno del – .

Estas medallas se dejaron de dar a fines del año 1988, por un tema de costos.

Una linda iniciativa que estuvo apuntada una vez más a nuestros jóvenes y que supo adquirir su prestigio.

Creación del Hogar Estudiantil Masculino

Una de las obras que han caracterizado al Club Soriano y que hoy son motivo de orgullo del Club, son los Hogares Estudiantiles Masculino y Femenino.

En este caso me voy a referir a el Hogar Masculino y a su rica historia que ha permitido muchas experiencias en sus 35 años de vida.

Retraigamos nuestra memoria al inicio del Club en su primera etapa, en ella José M. Cardozo y Carlos M. Pittamiglio Buquet se dejaban llevar por su entusiasmo y pensaban en una gran casa que sirviera de Hogar para los estudiantes sorianenses, Cincuenta y ocho años despúes esa idea, ese sueño que tanto preocupaba a estos muchahos de 1910 comienza a dar sus frutos. La persona que tiene la iniciativa es el Dr. Luis A. Galagorri Paz, Presidente del Club por ese entonces, junto a la Comisión Directiva llevarán adelante la idea y lo que en 1910 fue un sueño en marzo de 1968 se convertirá en una realidad.

En sus comienzos el Hogar funcionó en el propio edificio de la sede social del Club, mas conceto en la habitación que actualmente ocupa la sala de sesiones del Consejo Directivo.

El primer grupo de becarios del año 1968 estuvo integrado por: Aldo W. Acuña procedente de Dolores, Juan Carlos Spera, Jesus Vidaurreta, Raúl Borgarello, procendentes de Mercedes.

Debemos destacar en este año el funcionamiento de un Comedor Estudiantil, que no solo cubria a estudiantes becarios de la institución sino que se ampliaba para todos aquellos estudiantes oriundos de Soriano que tenian bajos ingresos podian asistir a saciar sus estomagos vacios y ademas a rencontrarse con amigos de su querido Departamento.

Volviendo al Hogar estudiantil, quiero ilustrar aqui el espiritu que alimentaba esta excelente obra en sus comienzos, y mas concretamente el sentir del Consejo Directivo presidido por el Dr. Galagorri : “Comprendemos bien que lo que hoy ofrecemos al estudiantado de nuestro Departamento es muy modesto, pero constituye la iniciación de planes más ambiciosos y es nuestro deseo ampliar estos beneficios en el más breve plazo. Todo depende en gran parte, del apoyo que recibamos y de los recursos de que podamos disponer para aplicarlos a una obra social que estimamos de enorme importancia y trascendencia…… ponemos nuestros esfuerzos en lograr las mayores ventajas para los jóvenes estudiantes de escasos recursos económicos y confiamos en que habremos de tener éxito en la obra en que estamos empeñados” – (extraido del libro de Actas del Consejo Directivo)

En el año 1969 el número de becarios tiene un leve aumento van ha ser seis los seleccionados. En ese mismo año se comienza la construcción del Hogar Estudiantil en los fondos de la Sede social, con apoyos de particulares y comercios oriundos del Departamento. De contribucciones de la Intendencia M. de Soriano y por sobre todo el apoyo de la masa social del Club con el esfuerzo de la Comisión Directiva por llegar a todos los medios, se logra terminar una de las obras más importantes del Club, la contrucción del Hogar Estudiantil Masculino, inaugurado el 12 de marzo de 1970 siendo sus primeros becarios: Roberto Charbonier, Javier E. Monza Labadie, Nelson E. Borges Vique, Julio C. Guastavino, Héctor A. Armand Pilon, Eduardo J. Lamerain, Federico S. Sosa, Juan J. Marabotto, Carlos R. Bastos Perez, Miguel W. Olivera y Ovidio E. Olivera.

Debemos destacar la colaboración del Arq. Francisco Russo quien llevó adelante las obras de construcción de dicho hogar, y a la Comisión Directiva que tuvo la responsabilidad de conseguir recursos para poder completar la obra a la que se habian abocado. La misma estaba integrada por: Presidente: Dr. Luis A. Galagorri Paz, Vice: Brig. Gualberto Trelles, Secretario: Eduardo Nicora, Secretario Actas: Fam. José Ma. Domingorena, Tesorero: Gualberto Klapembach, Bibliotecario: Arq. Alfredo Moreira Quiros, Vocales: Hortencia Braceras, Alberto Latorre Tamón, Dr. Augusto Montesdeoca, Eduardo J. Haller, Tomas Stella.

Todos ellos nos permitieron hacer realidad el Hogar Masculino y con ello el sueño de los más de 500 jovenes que en el correr de estos años han transitado por dicho Hogar Muchos de ellos pudieron concretar su título universitario. De aqui la importancia de esta obra social que con tanto sacrificio se realiza. Creo que la clave funfamental de todo el esfuerzo que se le ha puesto a esta obra esta resumido en una palabra y es amor hacia los hijos del Departamento.

Queremos adjuntar uno de los tantos recuerdos que quedaron de aquella época que muy bien sintetizan el espíritu que alentó a los que tuvieron la dificil tarea de llevar adelante una obra tan importante para la Institución y para el Departamento.

Recuerdos de los años sesenta y setenta…..

Solo recordaré algunos episodios de una época importantísima del Club que culminó con la construcción del Hogar Estudiantil Masculino.

Una noche llegamos a la Institución en su entonces nueva sede de Maldonado 1372 con el “Cero” Imas, “Carita” Morales y algún otro canarito con ganas de armar un cuadro de fútbol. La sede amplia, hermosa, pero totalmente silenciosa, como que le faltaba el latido de una barra bochinchera. El “Tape” Galagorri, “Coco” Klappembach, y algún otro dirigente no nos dejaron ir, y nos quedamos. Primera medida: compramos un par de paletas de ping-pong, una pelotita, y recuperamos la vieja mesa que estaba olvidada. A los pocos días estabamos armando comisiones y ya recibiamos las quejas de los veteranos que no estaban acostumbrados.

Al poco tiempo el Cnel. Guillermo Ramirez, el gran dirigente, hasta esa etapa, entregaba la presidencia al Dr. Galagorri y seguía en secretaría quien fuera el eje de toda la actividad del Club en lo organizativo, cultural y social, Don Eduardo Nicora.

En poco tiempo más los los jóvenes habiamos armado una Liga de Fútbol de Residentes del Litoral en la que solo faltó Paysandú. Hasta el viejo profe. de literatura y de fútbol, “Perico” Bordoli, jugó con nosotros.

Esa presencia de los jóvenes organizando bailes, con los clásicos “Monitos” para recaudar fondos para las camisetas, o las medias, o al final, simplemente para divertirnos, fue el respaldo que precisaban los grandes dirigentes encabezados por el “Tape” Galagorri para vencer algunas resistencias a sus proyectos. Don Eduardo Nicora armó una biblioteca que se le denominó Dr. José May en homenaje al primer presidente del Club Soriano, y alguno de nosotros entró en la directiva, otros en distintas sub-comisiones.

Como el Comedor Universitario no daba servicios los domingos se armó el Comedor Estudiantil. Acompañamos a Nicora, Klappembach, César Montesdeoca, José Ma. Domingorena y al Dr. Galagorri a pasar el sombrero por Mercedes. El Intendente Taruselli, Escribano Ramos, COLESO, Ricardo Mela, Clubes de Servicios, la prensa de esos lejanos años, comerciantes, vecinos, con nuestro delegado en Mercedes Dr. Alfredo Moreira Ubios, respondieron positivamente y al siguiente domingo inauguramos el comedor. Mucho más que por comer, que era importante, el hecho era que los domingos a mediodía teníamos nuestro almuerzo, en nuestro Club, ayudados por nuestra gente. Y era un almuerzo alegre, lleno de bromas, cachadas, sobre todo para el querido Américo “Chueco” Pérez que era el cantinero entonces, y a quíen le pusimos “Urruzmendi” porque era pura moña.

El “Chueco” y su señora nos trataban como a sus hijos, y el “Loco” Troche que estudiaba en UTU era a quién más querían. Muchos profesionales hoy, que eramos sus comensales, y tambien muchos que fueron a laburar integraron esa barra, doloreños, mercedarios, villeros, en fin, Soriano.

Vino luego la época de Américo Haller y Zulma Lapaz en la cantina que eran dos más de la barra por decirlo de alguna manera. Si algún conflicto se planteaba entre los jóvenes como nos llamaba Nicora y la Directiva, estaban siempre de nuestro lado: escondian a alguno que llegaba pasado por ejemplo.

Pero los viejos no descansaron: siguieron para adelante y con el apoyo de Taruselli primero y de “Pancho” Russo despúes, se hizo un pequeño Hogar Estudiantil en el terreno del Club. Este ya tenía sus primeros becarios y desde entonces nuestra amistad, respecto y admiración por aquellos viejos que supieron captar la juventud y ofrecernos mucho más que lo que tal vez les hayamos retribuído.

Siempre hay anécdotas, siempre hay nombres, pero los bailes con sus rifas, remates y beneficios daban para todo. Me parece ver al “Cabezón” Juan Echenique con su vaso de cerveza en una punta del mostrador y el “Petizo” Cuello en la otra con otro vaso. Estaban toda la noche, hablando poco y se reían mansos con todo lo que pasaba entre medio de los dos en el mostrador. Hasta que el “Chacal” Latorre anunciaba “los monitos”, y los tres dados en la jaula empezaban a circular.

Hasta los oficilales de la Comisaría de Palermo hacían algún tirito si andaban de particular.

Un día que estabamos muy creativos decidimos hacer una vinería, y el sabado teníamos todo pronto al mediodía: redees, adornos, hasta una tapa de water colgamos en la pared. Las señoras que jugaban al rummy de tarde miraban aquel loqueo sin poder reaccionar. Pero nos faltaba la receta del vino con canela que anunciabamos al vender el ticket. El “Negro” Lozano y el “Cero” Imas se sacrificaron y fueron a preguntar a distintos boliches y casas del barrio. Cuando llegaron era casi la hora de empezar. Parece que probaron todas las recetas que les ofrecieron y perdieron la noción del tiempo.

Lo cierto es que el vino caliente con canela nos permitió comprar las camisetas manga larga – con números – que el cuadro luciría en el próximo campeonato.

Tambíen es cierto que no solo fútbol, vino y murgas aprendimos en esa época, entre muchas por citar algunas, el placer de escuchar un concierto de Abel Carlevaro, a “Pitin” Castellanos tocar “La Puñalada”, apreciar la poesía de Olivera Ubios o Iris de López Crespo, ver a Soriano campeón en Basquetbol en el Cilindro la noche que “Pachineca” le pegó de punta a la Spalding y llegó casi al techo (le tuvieron que enderezar el dedo gordo), las pinturas de Haedo y su amor por Mercedes, la obra del profesor Victor Bertullo, las orquestas incipientes de rock de Mercedes que llevamos al Club y tuvieron así oportunidad de llegar a la radio de la Capital, y en definitiva poder ser parte de un eslabón importantisimo en la vida del Club iniciado por Ramirez y culminado por Galagorri.

Ojala que muchos sorianenses puedan atesorar en su memoria lo que aquellos estudiantes, aquellos albañiles, aquellas gurisas laburantes de jueves y domingos libres, y aquellos matrimonios que se gestaron en esa bohemia de fines de los sesenta, y principios de los setenta, aún hoy atesoramos en lo más profundo. Que evocamos en las sonrisas sin palabras del “Petiso” y el “Cabezón”, que nos dejaron jóvenes, y el clásico “hermano” con que nos saluda el Dr. Luis “Tape” Galagorri: un símbolo y un orgullo para nuestro departamento.

Uno de aquella barra inolvidable ……..

Organización de las Jornadas Históricas del Departamento

Conjuntamente con el Centro Histórico y Geográfico de Soriano se vienen organizando desde el año 1980 las Jornadas de Historia en el Departamento.

La primera jornada fue realizada los días 18 y 19 de octubre de 1980 en la sede social del Club Soriano y contó con la adhesión de la Sociedad Historia de la Medicina del Uruguay, Instituto Gral. Rivera, Centro de Estudios del Pasado Uruguayo, Instituto Uruguayo de Numismatica.

Debemos destacar la idea original del C/M. Federico Merino Burghi Pte. del Club Soriano quien junto a las autoridades del Centro Histórico y Geográfico de Soriano presididas por el Sr. Eduardo Galagorri, le dieron forma a las Jornadas de Historia que por más de 25 años se ha desarrollado sin interrupción y ha contado en oportunidades con el apoyo de la Intendencia M. de Soriano y la Junta Departamental, declarando de interes Departamental dicha actividad.

Inauguración del Hogar Femenino

Si nos remontamos a la historia nacional en sus comienzos la Universidad de la República así como los cursos de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) eran impartidos solo para hombres, mas tarde comienzan a impartirse para ambos sexos, de cualquier forma la tendencia son muy bajos los porcentajes de mujeres que realizan cursos terciarios. De ahí que cuando se crea el Hogar Masculino en el año 1968 solo se piensa en alojamiento para hombres.

De igual forma era una de las viejas aspiraciones que el Club se debía. Con la conformación de la Comisión Directiva presidida por el Sr. José Luis Capezzuto se comenzó a trabajar en este ambicioso proyecto que fue bien visto y contó con el beneplácito de el pueblo sorianense.

Con la colaboración de la Intendencia M. de Soriano y la adhesión de la Junta Departamental de Soriano se pudo concretar el viejo anhelo.

El 11 de junio de 1997, coincidiendo con la celebración de un nuevo aniversario se procedió a inaugurar el Hogar Femenino. En un breve pero emotivo acto se procedió a cortar la cinta para dejar inaugurado el local arrendado para el Hogar Femenino ubicado en Maldonado 1356.

Con un emotivo acto que contó con la presencia de altas autoridades nacionales y departamentales se agradeció las atenciones recibidas por todo el pueblo sorianenses y especialmente aquellas personas que se habían comprometido con la idea y habían trabajado con mucho cariño en este ambicioso proyecto.

En sus comienzos el Hogar funcionó con un cupo de 16 becarias alojadas, posteriormente el número fué aumentado a 18. Actualmente el Hogar Femenino funciona en un local arrendado para tal fin en Tacuarembó 1614, tiene 16 cupos y a diferencia de sus comienzos posee una Sra. que se encarga de vigilar el comportamiento de las becarias.

La Comisión Directiva estuvo integrada por: Presidente: Sr. José Luis Capezzuto Rienzi, Vice-Pte.: Dr. Aramis Gómez Berisso, Secretario Gral.: Sr. Mario Goudschaal Soto, Secretario de Actas: Sr. Raúl Sosa, Tesorero: Sr. Carlos Geep, Pro – Tesorero: C/M/M Osvaldo Giordán, Vocales: Sr. Raúl E. Barbitta, Sra. Albina García Calvo, Sra. Mabel Rissoto, Sra. Victoria Acevedo, Sr. Alberto Mendibehere. -

Estas han sido las actividades mas destacadas durante este periodo, no podemos dejar de mencionar las actividades culturales y sociales desarroladas a las cuales no podemos especificar por su gran cantidad, pero si mencionarlas como una de las principales actividades que han marcado no solo esta etapa sino toda la historia del Club Soriano, entre ellas destacamos: exposiciones pictóricas, fotográficas, de artesanías y productos elaborados en el departamento; excursiones al departamento así como también a distintos puntos del País y también al exterior; presentación de libros de coterráneos; conferencias sobre temas relacionados con nuestra cotidianidad así como con nuestra historia de la cual Soriano es tan rico; festivales de música, con distintos artistas sorianenses en los que destacamos los coros; almuerzos de camaradería, chocolates , loterías americanas, kermesses, todas actividades que han permitido no solo poder contribuir a financiar la obra de los hogares estudiantiles sino que por sobre esto permiten momentos de confraternidad y de reencuentro entre los sorianenses residentes en Montevideo.

Por todo lo expresado podemos decir que ha sido mucha y muy importante la actividad que ha llevado y que actualmente desarrolla el Club Soriano de Montevideo.

Invitamos a aquellos sorianenses que aún no conocen esta magnifica obra a acercarse y poder sumarse a la gran familia del Club Soriano